Cómo empezó todo?

Durante la primavera de 2010 Albert Bosch se preparaba para irse de expedición al Everest. Poco antes de partir conoció a Camila Vargas. Camila en ese momento tenía 14 años y estaba en la UVI esperando un segundo trasplante pulmonar, ya que su primer trasplante estaba haciéndole rechazo debido a una neumonía. Su estado de salud era grave, pero aun así, cuando Albert la fue a ver, Camila le contagió de su energía positiva y de su gran pasión por la música. Entonces hicieron un trato: Albert tenía que hacer cumbre y Camila debía recuperarse y salir del hospital. Si estas dos cosas se cumplían, Camila le dedicaría una canción a Albert.

Unos días más tarde, Albert ya estaba de viaje y un grupo de amigos le acompañaban en el trekking hasta el Campo Base del Everest. Entre estos amigos estaba Mònica Sans, cantante y productora apasionada de la música. Albert le explicó la historia de Camila para mirar si podía ayudarla y Mónica se comprometió a ir a verla cuando volviera a Barcelona.

Paralelamente a todo esto, Mònica se animó a organizar una fiesta-espectáculo en la Sala Luz de Gas si Albert conseguía la cima ya que sería la culminación de su proyecto Set Cims.


A partir de aquí, todos estos hechos se fueron encadenando con éxito: Camila mejoró y salió del hospital, Mónica fue a verla y se quedó encantada con su canción, Luis Morate 
(guitarrista y productor) se animó a hacer el arreglo de la canción y se preparó la fiesta en la Sala Luz de Gas. 


SET CIMS I UN SOMNI fue el nombre escogido para el espectáculo de Luz de Gas, ya que definía perfectamente los dos proyectos alcanzados: el de Albert y el de Camila. Siete canciones en diferentes idiomas representarían los siete continentes de cada cumbre; y siete transiciones de danza y vídeo representarían los diferentes momentos de cada expedición: la motivación, la preparación, el viaje, la ascensión, la cumbre, etc... Finalmente, la canción de Camila sería el cierre del espectáculo, con una coreografía diseñada expresamente para la ocasión por la coreógrafa y bailarina Susie Kellerman, y representaría el cumplimiento del sueño de Camila: poder grabar su primera canción en un CD y poderla presentar en público en Luz de Gas. La entrada-donativo del espectáculo se destinó a pagar los gastos de organización de la fiesta y a la edición de varios CDs de la canción "Lo Puedo Conseguir".

Este espectáculo no hubiera sido posible sin la participación desinteresada de muchas personas que se dejaron contagiar por el positivismo de Camila, 
todas ellas nombradas en el apartado Créditos Proyecto Chance.

PATROCINADOR OFICIAL: